Diversos factores pueden influir en el estado de nuestras joyas. Asegúrate de limpiar y guardar adecuadamente tus joyas para un uso duradero. Muchos de nuestros materiales son de naturaleza delicada y deben usarse con cuidado.



Almacenamiento: Muchas de nuestras piezas están hechas con conchas, perlas y piedras naturales. Protege tus joyas almacenando individualmente cada pieza en una bolsa o material suave para ayudar a evitar rayones o enredos. Guárdalas siempre con cuidado.

 

Protege tus joyas: Todas las joyas son vulnerables al uso diario. Protégelas evitando temperaturas extremas, golpes constantes, rayados y productos químicos agresivos para minimizar el daño o el desgaste. Siempre se debe tener cuidado al usar materiales delicados y joyas bañadas en oro.

 

Limpieza de tus joyas bañadas en oro: Protege su capa de oro y extiende su brillo limpiando periódicamente cada pieza y evitando sustancias que no tengan un PH neutro. Recomendamos quitarse las joyas al bañarse en agua dulce, agua de mar y agua clorada. Evita rociar perfumes o aplicar cremas directamente sobre las joyas.